Gestión del riesgo para las PYMES


Los empresarios tienen muchos apodos: propietarios, administradores, estrategas, gerentes… El tiempo es un recurso escaso y se acorta aún más cuando se trata de tomar decisiones rápidas o de hacer avanzar proyectos. Es precisamente en este aspecto en el que la gestión del riesgo empresarial aporta el mayor valor.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es transformation-digital.jpg

1) Nadie es experto en todo

Los empresarios tienen varias cualidades envidiables, entre ellas la pasión, la perseverancia, el ingenio, la creatividad y la experiencia y conocimientos específicos que les dan una ventaja. Por otro lado, también tienen las deficiencias de sus cualidades; en el fondo, los empresarios son tomadores de riesgos.

Tomar un riesgo no es algo malo. Los resultados dependen a menudo del nivel de riesgo involucrado; si fuera tan fácil, ¡todos tendrían éxito!

Los empresarios tienen que hacer malabares con cientos o incluso miles de factores y también tienen que confiar en un poco en la suerte. No es realista pensar que el empresario es un experto en todo. Las grandes empresas pueden contar con varios especialistas para ayudarles a controlar todo, lo que no es el caso de las PYMES.

2) Mirar hacia atrás para ver hacia adelante

La falta de tiempo, las emergencias, las prioridades, los compromisos contractuales y los recursos limitados influyen en la forma de actuar de los responsables de las empresas. Toman un gran número de decisiones críticas en un plazo muy corto con poco margen de error.

La gestión del riesgo empresarial proporciona un enfoque, una estructura, una forma de pensar y herramientas para ayudar a los empresarios a tomar mejores decisiones empresariales.

El concepto es simple: Conocer las amenazas y peligros que nos acechan para poder tomar decisiones comerciales informadas y objetivas. El análisis de riesgos proporciona una serie de directrices que enmarcan y orientan las decisiones empresariales adoptadas por todos los interesados en la empresa. Es un paso previo en la planificación estratégica y táctica que, en última instancia, ahorra tiempo y dinero.

3) ¡Tan fácil o tan complicado como quieras que sea!

Hay 4 pasos principales:

A) Identificar los riesgos

  • Pregúntese: «¿Qué podría pasar que nos hiciera perder dinero, tiempo o reputación? »
  • Revisen cada área del negocio (operaciones, servicio al cliente, contabilidad, RRHH, administración, sistemas, etc.) y discutan lo que podría suceder en cada área.

B) Evaluar los riesgos

Para cada uno de los riesgos identificados, determine :
«¿Cuáles son las posibilidades de que ocurra algo en relación con este riesgo? y «Si este riesgo se materializara, ¿cuál sería la magnitud del impacto? »

C) Gestionar los riesgos

  • Priorizar las 5, 10 o 15 amenazas más importantes.
  • Aplicar estrategias contra cada amenaza

D) Vigilar los riesgos

  • Aplicación de medidas correctivas para reducir la importancia de los riesgos
  • Estar atento a la evolución de cada riesgo y al contexto en el que existe
  • Comunicar la visión y las prioridades de la empresa, permitiendo que todos los empleados enfoquen sus decisiones desde la misma perspectiva.

Fuente : https://www.journalactionpme.com/2019/10/la-gestion-du-risque-cest-aussi-surtout-pour-les-pme/

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario